Zinc

El zinc es un oligoelemento importante que las personas necesitan para mantenerse saludables. Entre los oligoelementos, este elemento se encuentra en segundo lugar solo después del hierro por su concentración en el organismo.

El zinc también es necesario para los sentidos del olfato y del gusto. Durante el embarazo, la lactancia y la niñez, el cuerpo necesita zinc para crecer y desarrollarse apropiadamente. El zinc también aumenta el efecto de la insulina.El zinc se encuentra en las células por todo el cuerpo. Es necesario para que el sistema de defensa del cuerpo (sistema inmunitario) funcione apropiadamente. Participa en la división y el crecimiento de las células, al igual que en la cicatrización de heridas y en el metabolismo de los carbohidratos.

La información de una revisión por expertos sobre los suplementos de zinc mostró que:

  • Cuando se toma durante al menos 5 meses, el zinc puede reducir el riesgo de enfermarse de resfriado común.
  • Empezar a tomar suplementos de zinc al cabo de 24 horas después de que los síntomas del resfriado empiezan puede reducir su duración y hacer que estos sean menos intensos.

Beneficios del zinc para la salud

La razón más convincente para aumentar la ingesta de zinc que puede encontrar en esta lista es su capacidad para ayudar a aliviar la inflamación. La mayoría de nosotros estamos familiarizados con la inflamación, y probablemente la experimentamos más de lo ideal, pero aún estamos aprendiendo todas las formas en que se manifiesta para afectar nuestra salud general y a largo plazo.

Verás que muchos de los beneficios para la salud de este oligoelemento están estrechamente relacionados con la inflamación. Pero antes de que se preocupe demasiado, tenga en cuenta que hay estrategias fáciles de aplicar para evitar incluso una leve deficiencia de zinc.

Estimula el sistema inmunológico

El zinc es necesario para que las células inmunitarias funcionen correctamente, lo que significa que una deficiencia de zinc puede conducir a un sistema inmunitario debilitado. Pero esta conexión con tu inmunidad va en ambos sentidos. De hecho, los suplementos de zinc pueden mejorar la inmunidad (Haase, 2009) y la respuesta inmunológica, además de aliviar la inflamación crónica en los adultos mayores.

El mineral esencial hace esto ayudando al desarrollo de los linfocitos T (Honscheid, 2009), que estimulan las células T, responsables de combatir las infecciones. Y un meta-análisis (Hemilä, 2017) encontró que a través de siete ensayos clínicos, las pastillas de zinc reducen la duración del resfriado común en un promedio de 33%.

Aún mejor, tanto el gluconato de zinc como el acetato de zinc resultaron ser eficaces, y no se encontró ninguna diferencia significativa en los beneficios para la salud entre las dos formas. Pero hay una trampa aquí. Un estudio anterior (Harri, 2011) encontró que el zinc puede reducir la duración de un resfriado y aliviar los síntomas del mismo, este efecto sólo se logra con altas dosis. Otro meta-análisis añadió a esto la importancia de la sincronización: 11 de los 13 ensayos examinados comenzaron el tratamiento dentro de las 24 horas de la aparición de un resfriado (Rao, 2011).

Puede apoyar la fertilidad

En estudios realizados en animales también se ha descubierto que la deficiencia de zinc antes de la concepción puede ser peligrosa (Tian, 2014) y provocar un retraso en el desarrollo fetal o incluso la pérdida del embarazo.

El zinc desempeña un papel fundamental en el desarrollo de los óvulos, pero incluso los meses anteriores al inicio del embarazo pueden preparar el terreno para un embarazo saludable en general en lo que respecta a este micronutriente. Se necesita más investigación para ver si estos hallazgos son válidos en los seres humanos.

Pero sabemos más sobre cómo la deficiencia de zinc puede afectar a la fertilidad masculina. Los bajos niveles de zinc interfieren con la espermatogénesis, la producción de espermatozoides, y también pueden causar anomalías en los espermatozoides, así como desprenderse de la testosterona sérica (Fallah, 2018). Por lo tanto, puede ser fundamental que tanto los hombres como las mujeres controlen su ingesta de zinc mientras intentan quedarse embarazadas.

Promueve la curación de las heridas

Las mismas funciones del zinc que se suman para dar un impulso a su sistema inmunológico también contribuyen a la curación de las heridas, aliviar la inflamación y aumentar la inmunidad contribuyen, pero el zinc también puede promover la síntesis de colágeno, y todos estos efectos son esenciales para la curación adecuada.

El zinc se utiliza incluso junto con la vitamina C (Bhattacharya, 2015) para ayudar a curar las úlceras por presión, que probablemente se conocen como escaras, en los hospitales. Y un estudio descubrió (Momen-Heravi, 2017) que la suplementación con sulfato de zinc aceleraba drásticamente la curación de las úlceras de los pies de los diabéticos en comparación con el placebo.

Reduce la inflamación

Algunas inflamaciones no están relacionadas con lesiones o estrés, sino con nuestro ADN. Tenemos genes para la inflamación, pero algunas cosas pueden “apagar” estos genes, o cambiar la forma en que se expresan. El zinc es uno de esos moduladores. Este mineral actúa (Prasad, 2014) como una señal molecular para las células inmunes y puede disminuir ciertas proteínas involucradas en la inflamación, lo que le da sus capacidades antiinflamatorias.

La inflamación está ligada al estrés oxidativo, un estado en el que existe un desequilibrio entre los radicales libres que puede causar daño celular y los antioxidantes. El zinc puede disminuir el estrés oxidativo (Marreiro, 2017) actuando como antioxidante en el cuerpo para reequilibrar los dos lados, y esa es una función vital de este mineral.

El estrés oxidativo y la inflamación están vinculados a muchas enfermedades crónicas, como la artritis reumatoide, las enfermedades cardiovasculares (también conocidas como enfermedades cardíacas) e incluso el Alzheimer. De hecho, en un estudio (Bao, 2010) sobre pacientes con aterosclerosis -una enfermedad en la que se acumula placa en el interior de las paredes arteriales, estrechando los vasos sanguíneos- los que tomaron 45 mg de zinc al día experimentaron mayores disminuciones en los marcadores inflamatorios que los participantes del grupo de placebo.

Promueve la función cognitiva

Los investigadores todavía están desmenuzando la complicada relación entre el Alzheimer, una enfermedad progresiva caracterizada por una disminución de las funciones mentales como la memoria, y los oligoelementos como el zinc. Pero los trabajos actuales parecen indicar (Nuttall, 2014) que es la homeostasis del zinc, o el mantenimiento de los niveles de zinc estables, lo que puede ser clave para aliviar los síntomas o evitar el Alzheimer, no para suplementar con más zinc. Encontrar el equilibrio adecuado, entonces, podría ser la clave para mantener una función cognitiva apropiada por más tiempo.

Cuando se trata de la función cognitiva en personas que no sufren de Alzheimer, las investigaciones son un poco confusas. Un estudio encontró (Maylor, 2006) que los suplementos de zinc ayudaron a varios tipos de función cognitiva, como la memoria de trabajo espacial, pero no a otros, e incluso pueden tener un efecto negativo sobre la atención a lo largo del tiempo en ciertas dosis. El zinc cerebral se encuentra principalmente en la corteza cerebral, o la parte del cerebro que “piensa”. Los cambios en el equilibrio de este mineral esencial en estas regiones pueden afectar (Meunier, 2005) al hipocampo, que se encuentra en esta región y es responsable de la capacidad espacial y la memoria episódica.

Disminución del riesgo de enfermedades relacionadas con la edad

No son sólo las grandes enfermedades como la osteoporosis y el Alzheimer las que deben preocuparnos al envejecer. Nuestro riesgo de muchas cosas aumenta a medida que envejecemos, e incluso las cosas que parecen triviales como la infección o la neumonía no lo son. Y luego están las condiciones que reciben aún menos atención, como la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE), una enfermedad ocular que con el tiempo puede causar una pérdida permanente de la visión. Afortunadamente, el zinc puede ayudar a reducir nuestro riesgo.

Usted ya sabe cómo el zinc puede ayudar a su cuerpo a combatir mejor las infecciones. Es necesario seguir trabajando en la relación exacta entre los suplementos de cinc y la neumonía, pero un pequeño estudio observó que el cinc oral parecía prevenir la enfermedad en los niños. Los investigadores creen que esto puede ser cierto (Sakulchit, 2017) también en los adultos mayores, aunque piden que se investigue este tema específico. Pero la esperanza es grande, ya que otro estudio (Prasad, 2013) encontró que la suplementación de zinc (45 mg de zinc elemental diariamente) resultó en una disminución de casi el 66% en la posibilidad de infección en los adultos mayores.

Y aunque el zinc no es ni mucho menos el único factor de riesgo de padecer DMAE, parece formar parte de una pila de suplementos que puede mantener a raya la enfermedad crónica. Los investigadores han descubierto (Age-Related Eye Disease Study 2 Research Group, 2013) que la suplementación con antioxidantes (betacaroteno, vitamina C y vitamina E) y 80 mg de zinc reduce el riesgo de progresión a la DMAE.